Los pacientes tratados con Ablatherm® HIFU cuentan su experiencia

¿Dónde han oído hablar del tratamiento Ablatherm®HIFU? ¿Cuáles eran sus temores? ¿Cómo ha cambiado sus vidas este tratamiento? Los pacientes tratados con HIFU nos cuentan su experiencia.

Si usted también ha sido tratado con HIFU, nos puede contar su caso.

Jean (80 años)

”El urólogo me prescribió un tratamiento por radioterapia […]. Estoy un poco angustiado, dados los efectos secundarios de algunos amigos, que han optado por la radioterapia y los testimonios leídos en diversos foros. Afortunadamente, un amigo médico me dice que hay un tratamiento por ultrasonidos (Ablatherm®) que da buenos resultados.
En noviembre de 2004, tenía entonces 76 años, tuve una primera ablatermia en un lóbulo, bajo anestesia local. 5 días de hospitalización, ningún dolor y, al día siguiente, salí, regresé a casa conduciendo yo mismo mi coche sin problemas (300 kilómetros). Después, no tuve ningún efecto secundario (continencia, virilidad). En abril de 2005, tuve otra ablatermia en el segundo lóbulo. El PSA cae y la biopsia prevista para octubre no reveló ningún tumor.
Finalmente, a casi 81 años, estoy sano, tengo un confort de vida no alterado, buen ánimo, ocupaciones que me hacen pasar rápido el tiempo: ocupaciones sociales (Rotary), intelectuales (informática, montaje vídeo), manuales (bricolaje, jardinería), vida familiar, etc.”

Boris (83 años)

”En 2001, mi urólogo me confirma un cáncer de próstata y me propuso tres opciones, entre las cuales, Ablatherm®. Mi urólogo me dijo que podía elegir entre la cirugía convencional, una radioterapia o ver al profesor Vallancien para una ablatermia."
Para elegir a sabiendas, consulté a un experto de esa técnica que me presentó el tratamiento Ablatherm®. No había riesgos de accidente como en la radioterapia, la estancia en el hospital era corta, las pérdidas de orina limitadas y ningún tratamiento después."
Convencido, tuve una ablatermia el 19 de septiembre de 2003. "El acto en sí, por vía endorrectal es completamente indoloro. Incluso, creo que me quedé dormido en algún momento durante el tratamiento".
Sentí dolores en los tres primeros días y aprecié salir rápidamente "sin pérdida de orina".
"Hoy en día, todavía me sigue mi urólogo, estoy bien y mi nivel de PSA es estable desde la ablatermia."

Jacques (70 años)

“Cuando en octubre de 2007, me diagnosticaron un cáncer de la próstata, mi médico me sugirió tratarlo por cirugía, radioterapia o curioterapia. Rechacé rotundamente la prostatectomía total. La radioterapia implicaba 35 sesiones durante 7 semanas, lo que parecía muy complicado". Por eliminación y sin conocer el Ablatherm®, Jacques optó entonces por la curioterapia.
La implantación de los granos radioactivos tuvo lugar en marzo de 2008. "En diciembre de 2008, después de algunas biopsias de control que me hacían temer una recidiva del cáncer, me dirigí al Hospital Universitario de Lyon (Francia) para considerar una posible ablatermia, el único tratamiento que permite volver a tratar una próstata ya irradiada, en caso de recidiva local. Fue la primera vez que mi médico me habló de la ablatermia." “Todos los testimonios que he leído [sobre el Ablatherm®] subrayan la preservación de la calidad de vida y me arrepiento de haber no podido aprovechar este tratamiento en primera línea."

Michel (62 años)

"Cuando en 2007 mi médico me dijo que tenía un cáncer de la próstata en estadio I, me aconsejó someterse a una cirugía, mientras que el médico de mi esposa, opuesto a 100% a la intervención, me sugirió una simple supervisión. A continuación, me explicó que tenía la posibilidad de elegir entre la radioterapia o prostatectomía radical. Nunca me había hablado de ablatermia. Así, opté por la operación, una decisión que lamento. Nadie me advirtió de que debería utilizar 3 ó 4 protecciones por día"
Después de 6 a 7 semanas de convalecencia “volví a montar en bicicleta, lo que me ayudó a eliminar las fugas, pero creo que no soy el mismo. Hubiera querido que mi urólogo me hablara de Ablatherm®. Hoy, soy miembro de una asociación de pacientes y espero que las cosas cambien y que otros tendrán más suerte que yo".

This site complies with the HONcode standard for trustworthy health information.
Verify here.