Cáncer de la próstata: tratamientos

Tratamientos para el cáncer localizado de la próstata

Se pueden tratar los cánceres localizados de la próstata (Estadios T1 y T2) utilizando diferentes métodos en función de las características de la enfermedad y de los deseos del paciente.
 

Ablatherm HIFU device

High Intensity Focused Ultrasound: tratamiento no invasivo, sin incisión ni radiación

El tratamiento HIFU (High Intensity Focused Ultrasound) de Ablatherm® o Ablatermia consiste en destruir la próstata "quemándola" con ultrasonidos focalizados. Para esto, se introduce una sonda en el recto del paciente bajo anestesia raquídea o general. Este método permite a la vez visualizar la próstata y generar los ultrasonidos focalizados de alta intensidad que la destruirán.
Es posible tratar toda la próstata, preservar los nervios erectores (nervios situados junto a la próstata que permiten la erección) o bien de manera específica (tratamiento focal).

El tratamiento Ablatherm® HIFU dura entre 1 hora 30 y 2 horas 30. Se le puede realizar en ambulatorio o durante una breve estancia en el hospital (1 ó 2 noches).

 

Prostatectomia radical

Prostatectomía radical : cirugía

La prostatectomía radical o total consiste en retirar quirúrgicamente la próstata y las vesículas seminales.
Se trata de una cirugía pesada bajo anestesia general que requiere una o varias incisiones (corte de la piel y de tejidos para alcanzar el órgano), según la técnica empleada.

El tiempo de hospitalización varía entre 5 y 7 días y se deben contar después aproximadamente 3 a 4 semanas para recuperar, cualquiera que fuere la técnica utilizada.

Los efectos secundarios principales son la impotencia (imposibilidad de tener o de mantener una erección) y la incontinencia (imposibilidad de retener la orina).
 

Radioterapia externa: tratamiento mediante rayos

El paciente recibe rayos a alta dosis concentrados sobre la próstata. Estos rayos destruirán las células provocando lesiones en su ADN. El tratamiento está dividido en aproximadamente 40 sesiones repartidas en 6 a 8 semanas, a razón de 5 días por semana. Durante las sesiones, que duran aproximadamente 20 minutos, el paciente permanece inmóvil sobre la mesa de tratamiento y la máquina suministra los rayos sin provocar dolor en el paciente.

Los efectos secundarios principales son impotencia (imposibilidad de tener o de mantener una erección) que puede surgir incluso varios meses después del tratamiento y trastornos intestinales (dolores, cólicos, hemorragias).
 

Braquiterapia

Braquiterapia: implantación de granos radioactivos

La braquiterapia consiste en implantar un gran número de pequeños granos radioactivos (entre 50 y 100) de manera temporal o permanente.
Estos rayos emiten en continuo rayos que destruirán las células de la próstata provocando lesiones en su ADN.
Se realiza la intervención bajo anestesia general. El cirujano colocará los granos visualizando la próstata por ecografía (sonda introducida en el recto).

Los efectos secundarios son globalmente los mismos que aquellos de la radioterapia externa.

Crioterapia: tratamiento por frío

La crioterapia es una técnica que trata de congelar la próstata introduciendo en ella agujas que generarán temperaturas inferiores a 0°C.
Se realiza la operación bajo anestesia raquídea o general.
 

Vigilancia activa: supervisar sin tratar

Para pacientes mayores afectados por cánceres de la próstata de bajo riesgo, poco agresivos y que no causen síntomas, la supervisión activa puede ser una solución. Ésta consiste en seguir muy regularmente el paciente (cada 3 meses) para supervisar la evolución de la enfermedad y decidir un eventual tratamiento.
 

Tratamientos del cáncer avanzado de la próstata

Hormonoterapia: tratamiento mediante hormonas

Se utiliza el tratamiento hormonal en los pacientes cuyo cáncer se extiende más allá de los límites de la próstata. El tratamiento hormonal no cura el cáncer. Su objetivo es disminuir el nivel de las hormonas masculinas, principalmente de testosterona, y por lo tanto, reducir la velocidad de avance de la enfermedad. Se debe saber que la testosterona es producida por los testículos y que estimula la proliferación de células prostáticas cancerosas.
La acción de las hormonas sobre el cáncer de la próstata es temporal y, en promedio al cabo de 2 años, los pacientes presentan una resistencia a las hormonas lo que hace que el tratamiento sea ineficaz.

Quimioterapia

Se utiliza la quimioterapia para tratar a los pacientes que presentan una resistencia a las hormonas. La quimioterapia disminuye el crecimiento tumoral y puede reducir los dolores relacionados con el cáncer.

Radioterapia: tratamiento mediante rayos

En caso de cáncer metastásico, la radioterapia permitirá de aliviar los síntomas y contener la propagación de la enfermedad.

 

 

 

Last update July 22, 2010

This site complies with the HONcode standard for trustworthy health information.
Verify here.